lunes, 9 de mayo de 2016

Alfambra "por huebos" de sus gentes.



 
Tierras arcillosas de Alfambra.

Archivo histórico nacional. Códice 681
                   




  En el año 1.348 se levantó la calzada que iba desde el Cabezuelo hasta la Fuentecilla, en el lugar de la villa de Alfambra.
  Para quien no localice esta obra diré que viene marcada por la calle actual llamada del Doctor López, que fue hasta hace pocos años parte de la carretera que une Teruel con Alcañiz.
         La calzada o barbacana de piedras se levantó con el fin de que no se enrunara y llenara de barro la acequia mayor (la misma que la actual) cada vez que las lluvias arrastraban la arcilla desde el cerro del castillo.  (A Alfambra se le conocía hasta hace poco como “el pueblo de los barros” porque hay que ver cómo se ponían sus calles y la carretera cuando llovía, y las maldiciones que soltaban los camioneros que transportaban carbón desde las cuencas mineras hasta Sagunto).
    En ese momento Juan Fernández de Heredia ya era Castellán de Amposta y aún poseía la Encomienda de Alfambra después de haber comprado su bailaje. Ordena que se abonen mil sueldos jaqueses al maestro de las obras y libera a los habitadores de Alfambra del pago de las primicias de sus cosechas al que estaban obligados como vasallos.
         Todo por las necesidades y menesteres que estaban pasando los alfambrinos.  Dicho con palabras de aquella época “por huebos”. 
       Estos documentos los recopila, transcribe y traduce en el siglo XIX el archivero general de la orden de Santiago Juan Antonio Fernández. Hoy los podemos leer en el Archivo histórico nacional.
         El mismo archivero escribe de su mano una nota a pie de página que adjunto en donde especifica que “por huebos” no significa lo que suena sino: provecho, utilidad, menesteres.
       Pues ahí dejo el documento advirtiendo que la expresión “por huebos” todavía tiene vigencia jurídica hoy. Así es que cuando reclamen a alguna administración acuciados por menesteres o necesidades imperiosas háganlo “por huebos”, sean alfambrinos o no.
   Pero, ojo, escríbanlo con B porque si lo escriben con V el juez los puede empapelar por desacato a su autoridad.

    (Buen provecho les hagan estos papeles).
Aricho histórico nacional, Códice 681


Juan Fernández de Heredia.

2 comentarios: