jueves, 10 de enero de 2019

Esta tierra. Tiempo de espera.




Orrios. El azud. enero 2019. @ cac.Añadir leyenda



         El azud devuelve el agua a su cauce. La tierra abancalada está helada. Nadie riega ahora. Las noches son frías. Las mañanas, al poco, relucen en alboradas. Mantienen tiesas las hierbas con cristales de hielo en sus rosadas intensas. Las umbrías permanecen como espejos sin luz durante todo el día. En las solanas se arrumacan los gorriones ya escasos.
         Hace un rato que las chimeneas anuncian los trabajos cotidianos en las casas. El humo, sin ayuda de viento, se esparce horizontal, lento, hacia los chopos sin hojas, junto al río.
         El ritmo del trabajo se mueve al paso. En el corral los perros husmean con el rabo entre las patas. Los dos hatajos de ovejas que aún quedan se apretujan entre cuerpos y cabezas a empujones buscando los granos del panizo entre la paja, amorradas a la comedera. El pastor ya lleva un rato echándoles el pienso. Luego, hacia el mediodía, sacará el ganado por las lomas del cerro que mira al sur, por la solana. Llegará la tarde y se acercará hasta el río, por abrevar antes de retomar el tiempo mientras llega la anochecida que arrastra los hielos un día sí y otros también.
         Los tractores se van moviendo con ronquidos quedos, retartados en sus motores fríos. No hay mucho que hacer en estos días. Ya, con el inicio del otoño que aún fue lluvioso, labraron, cultivaron las tierras y aun sembraron los secanos. Este tiempo de ahora, soleado y frío, retarda la nacencia de los granos.
         Ningún niño en las calles. Desde hace cuatro años la escuela es un trastero.
         Es tiempo de reparar herramientas, de apuntar la recogida del panizo que aún se salvó de las riadas al final del verano.
 A la espera de momentos mejores las primeras heladas se han llevado por delante a un par de nonagenarias. Carmen, hace unos días, nos dejó para siempre.
         Los periódicos hablan por boca de los políticos al uso de despoblación, del abandono, absoluto sí, de las comunicaciones férreas en estos trenes parados y aún varados para siempre. En esta extensa provincia turolense mueren las gentes y muere la gente un día y otro. Y aquí no nace nadie. Uno ve cómo se le van los años sin tener sucesores que tomen el relevo. El trabajo aquí siempre ha estado ligado a una agricultura dura de primitiva subsistencia y a una ganadería que cumplía paliando el hambre y criando la propia naturaleza que se renovaba a sí misma en cada añada.
         En las duras barrancas pedreras de las tierras mineras hace ya años que la despoblación ha sido aún más fiera. Un día sí y dos también fueron cerrando las minas al ocaso del carbón. Picadores, transportistas, comerciantes, maestros, sanitarios y demás gentes escaparon ahuyentados de estos lares porque el presente se acabó y el futuro ya no existe.
         Las ondas de la radio y los bochornos programas de las chabacanas televisiones repiten en su machaca diario una vida superflua de vodeviles donde manda el pechugueo de la entrepierna mientras enseñan la casquería de su cerebro. La información sincera, real, no aparece por ningún lado mientras la amenaza de las barbaridades, las mentiras, son escupidas por las boquitas de piñón, los peluquines panojos, los nuevos fijadores en peinados añorados de los tiempos más fascistas, las bochornosas ignorancias históricas, las mentiras conscientes y aún subconscientes con palabras descuidadas en la torpeza de turno. Y runrún y runrún, y raca raca, un día sí, otro también, y otro y otro.
         Uno se refugia en su casa, si es que tiene casa, que esa es otra y bien gorda, aprieta los dientes, mira de acabar el día con cobija y sin hambre, piensa, quizás lee y aun escribe, en busca de esperanza.

 
Orrios. El refugio de la casa. Enero. 2019. @ cac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario